MENÚ GENERAL

Caledario de Eventos

loader

La educación en el periodo post-independiente

Imprimir PDF
Entrar

 

El inicio de la vida independiente en nuestro país fue un  momento complejo, pues era necesario visualizar la nación y dar paso a su construcción.  El interés por impulsar el progreso, la libertad y la razón resultó un punto de unificación entre los grupos con diferentes visiones culturales e ideológicas, que concordaban en que la única manera de prosperar era la ilustración pública, es decir, la educación.

En esa época, el Estado carecía de los recursos necesarios para apoyar un proyecto tan amplio, por lo que debió valerse de instituciones alternas que apoyaran esta iniciativa. De esta manera se logró el establecimiento de escuelas públicas de primeras letras (nivel primaria) para instruir a los diversos sectores de la población, que era en su mayoría analfabeta. 

Por ello, la importancia de mostrar los siguientes datos de interés que permitirán al lector reconocer por qué la educación básica fue la base del desarrollo de la joven nación.

 

Sistema educativo:

  • Se utilizaba el “Sistema de enseñanza mutuo” o “Sistema Lancasteriano”, en el que el maestro no enseñaba directamente a cada uno de los jóvenes que asistían a clases, sino que se apoyaba en los alumnos más avanzados y de mayor edad, llamados monitores, para transmitir los conocimientos a sus compañeros.
  • Los alumnos eran divididos en pequeños grupos de 10 y cada grupo recibía la instrucción de un monitor, los cuáles eran supervisados por el director de la escuela.
  • Además de un monitor particular había monitores generales y de orden; el monitor general  tomaba la asistencia, averiguaba la razón de las ausencias y cuidaba de los útiles, mientras que el monitor de orden administraba la disciplina
  • Las materias se dividían en ocho niveles y los estudiantes eran asignados dependiendo su habilidad, y no su edad; de esta manera cada alumno podía estar al mismo tiempo, en un grupo avanzado de lectura, en uno intermedio de escritura y en uno elemental de aritmética.
  • Un solo maestro podía enseñar desde 200 hasta 1000 niños, esto economizaba el costo de la educación.
  • Para el año de 1826, las plazas de instrucción se otorgaban por examen público ante un comité elegido por el ayuntamiento, el cual debía revalidarse cada dos años.

 

Instituciones educativas:

  • En 1821 el gobierno de Agustín de Iturbide carecía de fondos suficientes para apoyar un proyecto educativo, por lo tanto, quedaría en manos de la Compañía Lancasteriana fundada con el fin de promover la educación primaria entre las clases pobres. Debe su nombre a Joseph Lancaster, considerado como el pionero en utilizar el Sistema de enseñanza mutuo.
  • En 1822 había 71 escuelas primarias en la ciudad de México, con aproximadamente 3800 alumnos, tres instituciones particulares y dos conventos donde se impartía educación de primeras letras.
  • Las escuelas se ubicaban en grandes edificios coloniales, conventos y parroquias donde los salones se convertían en aulas de clase en las que cabían entre 100 y 300 alumnos.

 

Asignaturas:

  • En 1823 se establece un currículo para primaria; en éste, se presentan las asignaturas de lectura, escritura, aritmética, geometría, gramática, catecismo religioso y moral, dibujo y Constitución del Estado. Este proyecto consideró también la educación de las niñas y de los adultos y se ordenó la creación de escuelas para atenderlos.
  • En 1827 se precisa que todo ciudadano debe saber leer y escribir, se incluyen las materias de urbanidad y catecismo político.
  • No fue sino hasta el año de 1867 que se excluyó del plan de estudios toda enseñanza religiosa.

 

Recursos educativos:

  • En las paredes se colgaban carteles para la enseñanza de lectura y aritmética, los alumnos formaban semicírculos alrededor del monitor quien iba señalando las letras, sílabas o cifras, ayudando a los niños a reconocerlas y memorizarlas.
  • Para las clases de escritura en los primeros grados, se colocaba al frente de las mesas un telégrafo, el cual se utilizaba para colgar un tablero con caracteres que debían ser copiados por los alumnos, mientras las clases más avanzadas copiaban manuscritos y lemas para perfeccionar su letra y al mismo tiempo, aprender la moral.
  • Para la enseñanza de la doctrina cristiana los alumnos debían memorizar el catecismo.
  • Dependiendo la clase o nivel, los niños escribían sobre cajillas de arena con un palito de madera, sobre pizarras con tiza, y los más avanzados con plumas de ave y tinta, estos últimos eran materiales muy costosos.

 

La UVA reconoce que los logros y la evolución del sistema educativo, como lo conocemos hoy en día,  no hubieran sido posibles sin la labor de profesores, educadores, pedagogos y políticos que se interesaron por el progreso del país.

 

Fuentes:

 



 
Última actualización el Lunes, 10 de Octubre de 2016 12:27